Luna Llena en Sagitario 2017


Sagitario es el signo de los sueños, los ideales, de aquello que seduce nuestra mente superior, esa que es capaz de manejar conceptos abstractos y se afana en buscar y encontrar el sentido superior de la existencia.
Representado por el centauro, que apunta su flecha hacia el firmamento y sacude con brío y firmeza sus patas animales sobre la tierra, hace alusión a la naturaleza dual del ser humano, mitad divino, mitad terrenal y a su capacidad de disfrutar los placeres mundanos a la par que aspirar a alcanzar el conocimiento superior, la sabiduría, el sentido elevado y sublime de la vida.
Es por ello el signo relacionado con los ideales, ya sean de tipo político, religioso o filosófico.
Su temperamento jovial, alegre y optimista le caracteriza.  Así como esa cualidad expansiva que lo hace resonar, entre otras cosas, con la abundancia, la amplitud de miras y la generosidad, así como tener una actitud aventurera y conquistadora.
En este sentido, es una Luna vinculada a los viajes, especialmente a aquellos que nos llevan a territorios lejanos, y también con los estudios superiores, así que no será raro que durante esta lunación sintamos la necesidad de explorar territorios desconocidos, adquirir nuevos aprendizajes, conectar con otras culturas, ya sea a través de un viaje, de la comida, de un curso, de un documental o un libro.
El Sol en Géminis estará irradiando toda su luz desde ese signo curioso y comunicativo que siempre tiene información que compartir e ideas que transmitir y esto estimulará a la Luna en el opuesto signo de Sagitario.
Sea como sea querremos salir de la zona de confort y buscar algo fuera de lo habitual y conocido que amplíe nuestra idea de nosotros mismos, nuestra alma lo necesita como un alimento interior que le hará sentir más plena y satisfecha, aunque no por ello saciará su sed de ir más allá, con la Luna en Sagitario siempre necesitará alguna cosa más para colmarse, el alma querrá expandirse lo más que pueda pero, en este caso, Saturno en conjunción a la Luna le pondrá ciertos límites o condiciones para ello.
La Luna en este signo también nos predispone a estar alegres y a responder emocionalmente con una actitud optimista y esperanzada ante las situaciones del día a día, a tomarlas con humor y encontrar la enseñanza que comportan.  Sin embargo, también puede ocurrir que nos encontremos hipersensibles y conmocionados por todo aquello que consideremos deshonesto, cruel, injusto o carente de ética o que de alguna manera contravenga nuestros principios religiosos, políticos o filosóficos.
En esta Luna se suele estar más atento que de costumbre al acontecer internacional, pues su naturaleza expansiva y foránea se concentra en aquello que es distante, lejano, diferente y desea de alguna forma comprenderlo y abarcarlo.
Los hechos relacionados con política o religión nos calaran más hondo, para bien o para mal, serán más que meras noticias pues de alguna manera nos afectarán o incidirán en nosotros a un nivel más emocional que racional, ya sea por su contundencia y trascendencia, porque  de alguna manera afecten nuestros ideales o creencias, porque los consideremos injustos y/o porque afecten directamente a nuestro país o familia.
En este sentido, cabe señalar que el dispositor de esta Luna, por su regencia sobre el signo de Sagitario, el planeta Júpiter, se encuentra actualmente en el signo de Libra en conjunción a la estrella Algorab, estrella de naturaleza nefasta situada en este signo astrológico y correspondiente a la constelación de El Cuervo.
Para los antiguos chinos estudiosos del cielo esta estrella formaba junto a otras tres más de la misma constelación, el asterismo Tchin, que correspondía como símbolo a un carro de guerra, por lo tanto, dada su naturaleza maléfica es de esperar situaciones bastante problemáticas a escala internacional y en general en los ámbitos político y religioso.
Libra es por cierto un signo relacionado, entre otras cosas, con la sociabilización, las relaciones de pareja y de asociación, la justicia y la búsqueda del equilibrio y la armonía ya sea que esta se busque a través de la conciliación o del conflicto, así que estas cuestiones resonarán poderosamente con lo que acontezca en torno a esta Luna y serán detonantes fundamentales de los hechos que acontezcan en torno a la misma.

Cabe esperarse entonces, ante esta conjunción de Júpiter, regente de esta Luna, con la estrella Algorab, terribles injusticias a nivel político y religioso, hechos nefastos relacionados con estas áreas, así como alianzas desafortunadas y terribles confrontaciones.
Así que será todo un reto, especialmente para aquellas personas altamente sensibles y/o comprometidas con sus ideales el mantener el optimismo y la fe de Sagitario ante las circunstancias que pueden presentarse, no obstante, es ese optimismo, esa fe y esa esperanza sagitariana la que puede sostener el ánimo y servir de medicina ante esos momentos difíciles que podríamos estar atravesando, ya sea a nivel personal o colectivo,
Saturno en Sagitario en conjunción a la Luna, por un lado, nos invita a afrontar los retos y dificultades con buen talante, con una actitud estoica y positiva.  La resiliencia será una de la virtudes o capacidades a cultivar en estos momentos.
Por su parte, Lilith, también en conjunción a la Luna llena en Sagitario, nos invita a rebelarnos ante las injusticias, antes los ideales caducos y oprimentes, ante la represión de nuestros derechos y libertades, representada por ese Saturno en su faceta más negativa o vibración más baja.
Este stellium, dispositado todo por ese Júpiter en Libra en conjunción a Algorab, promete acontecimientos de largo alcance toda vez que la energía de Lilith nos impulse a ir más allá del orden establecido al haber reconocido que ese orden es, no sólo ineficaz, sino corrupto y pervertido por ideales distorsionados que han sido vaciados de un justo propósito y conducidos por cúpulas de poder viciadas por intereses personales y egoístas.  Será entonces un momento de rebelión en aquellos lugares que han conocido el límite de la miseria y que están cansados de brutales injusticias y atropellos.
Saturno, además de acompañar a esta Luna en Sagitario se encuentra haciendo trígono a Urano en Aries, por tanto cualquier intento de reprimir al pueblo, representado por la Luna, lo único que hará es encender la chispa de la protesta, generar más revuelta y como Aries está en Cáncer, los ánimos estarán aún más caldeados y el pueblo, víctima de la violencia, se crecerá en el fragor de la batalla.
Así que es momento para los pueblos que luchan de mantener el ánimo en alto, la confianza en que la tiranía, no puede durar toda la vida y aunque no lo pongan fácil, tarde o temprano se verán remecidos ante la fuerza irrefrenable de aquellos que se rebelan y resisten.
En un sentido más personal, es momento de revisar nuestros proyectos y tomar la iniciativa de hacer los cambios necesarios para impulsarlos, pues podemos sentir que están algo estancados y/o enturbiados por situaciones adversas. 
Es importante que recordemos hacer cierta limpieza o purificación interior de todas esas toxinas generadas por nuestros miedos y bloqueos, plantarnos firmes con una actitud positiva y lanzarnos a la aventura, con prudencia, paciencia, trabajo y disciplina, como nos pide Saturno en Sagitario desde su más elevada vibración, que infunde orden y estructura, pero también con esa Sabiduría de Lilith que nos invita a explorar nuestros deseos reprimidos de ir más allá, de aventurarnos a lo desconocido y descubrir a través de lo más hondo, oculto, rebelde y salvaje de nuestra naturaleza un sentido superior de la existencia.
La energía de Lilith en este signo nos llama que aprendamos a ser libres política, religiosa y filosóficamente hablando, concibiendo ideales más justos, que respondan a una profunda ética que desafíe los condicionamientos caducos, los sistemas y estructuras castrantes y opresoras tanto impuestas como autoimpuestas y que nos permita tener la abundancia, la bondad y la alegría que merecemos.
A veces es necesario rebelarse ante algo o alguien para alcanzar aquello que merecemos, sobre todo, rebelarnos ante esa voz interior que nos dice que no podemos ir más allá, que no podemos aspirar a algo mejor, que no podemos disfrutar o que no merecemos estar bien, sonreír, soñar. 
Esa voz se encargará de acallarla Lilith en Sagitario de una buena coz y apuntando bien alto la flecha de este aventurero signo, no obstante, también es importante que se rebele ante el exceso de confianza, la ingenuidad e indisciplina propios de este signo y actúe en sinergia con la voz más disciplinada de Saturno si quiere realmente alcanzar objetivos que perduren en el tiempo y que no se desvanezcan como sus flechas en el aire.
Quizás la Luna pueda servir de puente entre esos dos arquetipos o energías tan distintas, que se encuentran en torno a ella, flanqueándola como centinelas en esta lunación, y fundirlas en ese cáliz abundante y rebosante que es el alma cuando la Luna nos muestra su faz iluminada en este signo.
Meditemos en nuestros sueños y luchemos con toda el alma por ellos, el esfuerzo bien vale la pena.

Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot
Astrocoach