Géminis



Géminis es el signo del pensamiento concreto, rige los procesos intelectuales y comunicativos, así como la utilización de la palabra, ya sea verbal o escrita, como manera de expresión e interacción.

Si Tauro se solaza en la percepción sensorial del mundo que le rodea, géminis lo hace, en cambio, en la elaboración de una idea acerca de ese mundo y en la comunicación de la misma.

Los geminianos son curiosos por naturaleza pues tienen sed de conocimiento e información, otorgando gran importancia a todo lo que pasa a su alrededor y comunicándolo a los demás, intentando de esta manera de influir en su entorno, por ello es un signo que suele destacar en escritores, mensajeros, telefonistas, maestros, conferencistas, locutores, periodistas y personas de los medios de comunicación en general.  Está regido por Mercurio, que en la mitología es el mensajero de los Dioses.

También es el signo del movimiento, de los viajes a distancias cortas, por lo cual distingue también a los comerciantes, viajantes, transportistas y, así mismo, a los medios de transporte que usamos para hacer desplazamientos cercanos.

El geminiano suele ser sumamente inquieto y nervioso, y esto muy probablemente se deba a la gran cantidad de energía mental que lo mantiene en una incesante actividad intelectual, con un montón de ideas fluyendo constantemente por su cabeza, por ello, el escribir o el transmitir esas ideas de alguna manera suele ser una buena catarsis.

Géminis tiene una mente brillante, destacando en los estudios y en cualquier actividad intelectual.

No obstante, si cae en la trampa del ego se creerá que todo lo que él dice es siempre lo más deslumbrante y que nadie sabe más que él, por el contrario, si trasciende el orgullo intelectual, se dará cuenta de que siempre hay nuevas y más elevadas cosas que aprender de los demás y se abrirá a nuevos conocimientos, con los que luego podrá iluminar de manera generosa a quienes le rodean.

Sus ansias de estar enterado de todo y de comunicarlo pueden, en ocasiones, crearle fama de chismoso, o hacer que se precipite a emitir opiniones que no siempre reflejan la verdad.  Por ello, una cualidad muy valiosa que deben aprender a desarrollar y aplicar en la vida cotidiana es la Prudencia.

La naturaleza dual del signo, representado por Castor y Póllux, así como por la naturaleza andrógina de su regente Mercurio, hace pensar en una personalidad ambigua, polifacética, versátil, que puede expresarse de muchas maneras, a voluntad. Una mezcla de razón y sensibilidad, de luz y oscuridad, de acción y receptividad, etc. Integrar siempre las dos polaridades será el reto al que se enfrentará a diario.

El geminiano da gran importancia a las relaciones.  El sentimiento de compañerismo y camaradería es algo muy característico en este signo, al que le cuesta concebirse como un ente aislado, precisando, de alguna manera, encontrar un compañero, con quien establecer un sentimiento de complicidad.




Protector de la familia, desarrollará un sentimiento paternalista hacia los hermanos y probablemente con muchas de las personas cercanas a él.

En cuestiones de pareja busca sobre todo una persona libre, culta, sabia y aventurera, que le aporte una perspectiva más amplia de la vida y que demuestre también simpatía y sentido del humor.  

Es un poco Don Juan, pudiendo llegar a flirtear con varias personas a la vez, hasta que al final se decide por la que encuentra más original y auténtica.  Normalmente le atraen las personas sexys, activas, enérgicas y con mucha personalidad.

En el área sexual es exigente y ambicioso, no se conforma y siempre quiere más y mejor, aspirando al perfeccionamiento y cuidando las formas y el detalle, sin embargo, puede pasar por períodos en los que rechaza el involucrarse con otra persona, adoptando una actitud más austera y solitaria.  En este ámbito debe evitar la monotonía ya que corre el peligro de caer siempre en la misma rutina.

Géminis es uno de los signos al que más le inquieta el tema del dinero, necesita prosperar y sentir que puede cubrir todas sus necesidades y las de su familia al máximo y posee una intuición especial que, aunada a su astucia y a su talento para relacionarse y comunicarse le ayudará a prosperar en la vida.

No obstante, las cosas tienen para este un valor más bien sentimental, valen por lo que significan, más que por lo que le han costado o por su funcionalidad.

El trabajo es también una de las grandes preocupaciones del geminiano, sobre todo porque se implica emocionalmente y se compromete al máximo.

El ámbito profesional le aportará experiencias realmente transformadoras y trascendentes que le marcarán profundamente. Puede que le cueste definir lo que realmente quiere ser en la vida y es posible que tenga más de una vocación, por lo que se sentirá algo confundido a la hora de determinar sus metas.  Las profesiones de tipo artístico, así como también la medicina podrían llamar su atención.

De igual manera el mundo espiritual o el trabajo con personas necesitadas, ya sea como voluntario, terapeuta o abogado también le atraerá, ya que encontrará en ello una manera de satisfacer su tendencia a proteger y ayudar a los más indefensos o a quienes pasan por un período de crisis en sus vidas.

En este sentido, en la mitología, es Hermes, Mercurio para los romanos, quien desciende a los infiernos a rescatar a Perséfone, la hija de Deméter (Ceres) y devolvérsela sana y salva a su madre, cumpliendo así un papel de ángel salvador. Después de todo, qué es un ángel si no un mensajero de los Dioses, tal como lo es Mercurio, regente de Géminis y Virgo.