Cáncer



Cáncer representa la emoción. La respuesta del alma a las sensaciones y percepciones que recibimos del medio.

En el Ser Humano alude a la etapa infancia, en la que la Madre es el centro del mundo y el niño aún no se reconoce a sí mi mismo como un ser aparte de ella. Aunque ha salido del útero materno, se encuentra aún muy ligado psíquicamente a esta y aún no hecho consciencia de su propia existencia.

Ha pasado del útero materno, donde se ha gestado físicamente, a ese útero más grande y compartido que es el hogar, en el que se gestará psíquicamente. En ese pequeño mundo dinámico del que forma parte, se encuentra sumergido, cual gota de agua en un lago, sin percatarse de que es un miembro más. Por ello, todo lo que sucede a su alrededor lo absorbe y percibe como parte de sí mismo, impregnándose de sensaciones, a las que responde como un espejo, conformando así su estructura emocional, en ese cuerpo sutil que llamamos alma. Esta es la etapa en que el alma comienza a adquirir matices, a partir de las energías que recibe de su medio. Cáncer simboliza entonces el inconsciente personal.

Es un signo receptivo, vulnerable, emocional, cuyo dominio son las acciones reflejas e instintivas, los hábitos, la costumbre, la familiaridad.

El canceriano siente a la familia como parte de sí mismo, le es muy difícil escindirse del grupo familiar y emprender su propia vida. Siente un gran amor por su familia y en especial por su madre o la figura que la haya representado.

Es amante de la vida doméstica y formar un hogar, para él, es fundamental para lograr una vida armoniosa.

Tal como su símbolo, el cangrejo, tiene la tendencia de ir hacia atrás, viajando en su memoria al pasado y dejándose atrapar por la melancolía, pero también posee una gran imaginación con la que puede proyectarse al futuro a través de incontables fantasías, en todo caso es un signo al que le cuesta vivir en el presente, en el aquí y el ahora. Sin embargo, esto puede serle útil si se decide a explotar su innata sensibilidad para la escritura.

Introspectivo, por naturaleza, tiene un rico mundo interior, que intenta proteger con una coraza o escudo, mostrando una imagen tímida y retraída.

El ser tan receptivo y permeable a las cosas que suceden a su alrededor le convierten en una persona sumamente sensible, pero esta sensibilidad, sino no ha desarrollado una fortaleza y autoestima suficientes puede convertirse en susceptibilidad. Y es por esto también que se protege, refugiándose en la intimidad de su alma y de su hogar, para evitar cualquier roce externo que pueda herir la belleza que habita dentro de sí.

Sin embargo, la gran ironía, es que su mayor necesidad es relacionarse y compartir con los demás, dando y recibiendo cariño, afecto, dulzura y comprensión.

Cáncer es maternal por naturaleza, su tendencia es siempre proteger y nutrir a todos los que se encuentran a su alrededor, comportándose de manera servicial y atenta con el prójimo.




No obstante, debe aprender a desapegarse, pues si no ha alcanzado la suficiente madurez intentará controlar e incluso hasta manipular a quienes le rodean para que le presten atención.  En especial, puede ser muy celoso de sus hijos, adoptando una actitud de todo o nada con ellos. Ha de procurar trasmutar toda esa posesividad en desprendimiento, para permitir que los demás tengan su espacio desde el cual interactuar de manera relajada y natural.

Apasionado en la conquista amorosa, no acepta medias tintas, pues se entrega por completo, con profundidad e intensidad, cuando quiere llamar atención de alguien, pudiendo mostrarse posesivo y celoso cuando siente que esa persona a la que quiere atraer no muestra el mismo interés. Para llamar la atención del otro, el canceriano, se viste con un halo de misterio y magia. Para este el silencio es más poderoso que las palabras y sólo quien se atreve a adentrarse en la hondura de su ser a través de un profundo y lento proceso de compenetración puede llegar a conocerle realmente. Por otra parte, Cáncer sufre mucho cuando no se le toma en cuenta y puede llegar a ser rencoroso con quienes lo ignoran o menosprecian, tornándose hiriente y mostrándose siempre a la defensiva.

Es muy conservador en lo que a relación de pareja se refiere, prefiriendo una persona austera, madura, práctica, seria, racional y trabajadora.

Se toma muy en serio la unión con la pareja y la asume con un fuerte sentido de responsabilidad, intentando darle una estructura lo más sólida posible, dando mucha importancia a la base material, a la infraestructura externa que sostiene y apoya físicamente la unión.

En el sexo es muy original, le gusta experimentar cosas nuevas y diferentes. La unión íntima con otra persona le brinda una sensación de libertad tremenda, en la que siente que los límites son derribados de manera contundente.

Las relaciones de amistad suelen ser estables y muy duraderas para este signo, que es un amigo fiel y leal, aunque un poco posesivo.

A nivel profesional es un luchador nato, tiene espíritu competitivo y emprendedor y buscará la autonomía en lo que a su ejercicio profesional se refiere.

El Cáncer que se atreve a salir al mundo lo hace con gran impulsividad y fuerza, pues para él afrontar la experiencia de descubrir un mundo más amplio que su casa es la manera que tiene de autoafirmarse, de encontrar su identidad particular, de ejercer su voluntad y asumir con valentía el reto de enfrentarse sólo al mundo.

Luchará mucho por conseguir un status social, pero el entusiasmo que pondrá en ello será siempre más evidente al principio e irá decayendo a medida que pasa el tiempo, entonces quizá requiera emprender nuevas etapas en su carrera o comenzar una nueva, que le entusiasme.

Cáncer tiene un talento especial para la cocina, ya que se le da bien aquello que requiere un proceso de alquimia, en el que la materia prima se transforma en un producto sublimado y también porque le atrae el lado sensual de las cosas, los colores, los aromas, los sabores, es algo que realmente le cautiva y estimula su creatividad.